Visita nuestro archivo

Ceres a la Mejor Trayectoria Empresarial, ese es el premio que recogió ayer Andrea D’Odorico en el Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida. Un galardón, acogido con emoción y sumo agradecimiento, que homenajea un largo camino dedicado al teatro, más de 40 años. No son tiempos fáciles para la cultura, no lo son para la escena, pero esta productora supera en fuerza cualquier barrera que pueda frenar nuestras ganas de seguir apostando por el teatro. Seguiremos dando vida a personajes eternos y creando personajes modernos. Gracias por dejarnos ser felices.

 Discurso de Andrea D’Odorico al recoger el Premio Ceres

“Gracias a todos vosotros, que estáis aquí; y gracias a todos aquellos que acuden a los teatros del mundo, grandes y pequeños, noche tras noche, para escuchar historias. Eso es el teatro: contar y escuchar historias

El hombre desde siempre las ha necesitado: antiguas y nuevas. Quiere saber lo que le ocurre a los personajes, su psicología, su vida, sus acciones… Muchas veces quiere identificarse en ellos. No puede vivir sin esos espejos del alma.  

Gracias a todos los que están detrás del escenario: autores, directores, técnicos, colaboradores, figurinistas, iluminadores; y gracias a los actores que interpretan y hacen suyos personajes eternos: Antígona y Edipo, Agamenón y Clitemnestra, Lear y Cordelia, Shylock y Porcia, Fausto, Lorenzaccio, Nora, Peer Gynt, Vania y Sonia; y que también encarnan los grandes personajes modernos, desde los creados por  Pirandello  hasta los concebidos por los autores de ahora; hombres y mujeres, que ya no son héroes, sino seres humanos perdidos en la civilización y en el vacío contemporáneos.

Espero que la gente joven tenga oportunidades; oportunidades para formarse, investigar y crear; y que las administraciones que levantan aeropuertos vacíos, autopistas sin uso y proyectos de casinos milagrosos dejen de llorar eternamente sus penurias económicas,  negando a la cultura lo que siempre debió corresponderle.

Cultura y teatro son un “bien de primera necesidad” y no un “consumo de lujo” como algunos han querido plantear. Sin Cultura y sin Teatro un país es un país muerto: No hay pensamiento, no hay desarrollo del ser humano y de las futuras generaciones. Tampoco hay felicidad. “El objeto del Gobierno es la felicidad de la Nación”. Lo decía la Constitución de 1812, lo decían los liberales, y lo dicen todos aquellos que luchan por no permitir que unos pocos terminen para siempre con el “Estado del Bienestar”.

 No nos arrebatéis la felicidad. Eso es lo que pido a los gobernantes de esta Nación: No nos arrebatéis la felicidad… 

 Gracias, otra vez en nombre de todas las personas que han colaborado conmigo año tras año, en la preparación de cada proyecto, en los ensayos, en las giras…

 Gracias. Muchísimas gracias”.

                                   

                                                                                 Andrea D’Odorico

  • Excelentes palabras que no deberíamos volver a escuchar. Y esto significaría que estaríamos gobernados por políticos concienciados. Por desgracia las palabras de Andrea las tenemos que hacer nuestras y que se oigan mucho y por muchos. Gracias Andrea

  • Nombre (Obligatorio)

  • Email (Obligatorio, pero no publicado)

  • Url (Opcional)

  • Comentario (Obligatorio)